Esther Ferrer y el arte de acción en España

Contemporary art, Performance
El caballero de la mano en el pecho. 1968

El caballero de la mano en el pecho. 1968

El arte de acción, antes de que se comenzara a hablar de performance, se desarrolla en España a partir de la creación en 1964 del grupo Zaj. Este grupo vanguardista estuvo compuesto por Juan Hidalgo, Walter Marchetti y Esther Ferrer, recientemente galardonada con el premio Velázquez de Artes Plásticas.

La época de mayor actividad del grupo fue la comprendida entre 1964 y 1973, teniendo como máxima expresión los Encuentros de Pamplona de 1972 (26 junio-3 julio). Los Encuentros patrocinados por la familia Huarte (a la que también se acaba de homenajear con un premio) constituyeron el punto de inflexión en el devenir artístico nacional en los últimos años del franquismo. Hay que tener en cuenta que muy poca gente se dedicaba a hacer este tipo de “acciones”, por lo que ni público ni crítica ni gobierno sabía (tampoco hoy en día) qué hacer con ella.

Esther_FerrerAllí pudieron coincidir con algunos artistas del movimiento Fluxus a los que siempre estuvieron, de alguna manera, vinculados (especialmente a John Cage). Vinculados, pero nunca completamente asociados. El interés en la música (no olvidemos que la mayoría de las acciones se denominaban como conciertos”) y la reivindicación de lo performativo, lo cotidiano y la vida eran elementos más que suficientes para darse cuenta de que estaban trabajando “en lo mismo”. Dick Higgins afirmaba que “Fluxus no es un momento de la historia, o un movimiento artístico. Fluxus es una forma de hacer las cosas, una tradición, y una forma de vivir y de morir”, mientras que Marchetti definió Zaj como un bar en el que “la gente entra, sale, está; se toma una copa y deja una propina”.

Sin embargo, incluso cuando Higgins se lo propuso formalmente, ellos respondieron con una invitación para que fueran ellos los que se unieran a Zaj. Considerándolo bien, no hacía ninguna falta dicha unión. Ambos grupos se caracterizaban por su libertad, flexibilidad y fluidez, lo de menos era estar bajo el rótulo de un movimiento. Esther Ferrer

En 1973 los componentes de Zaj se disiparon, pero colaboraron juntos hasta 1996. Esther Ferrer se trasladó a Francia y siguió haciendo lo que siempre le ha interesado: arte. Su compromiso y coherencia artísticas ha sido uno de los elementos de juicio que más se han tenido en cuenta a la hora de otorgar el reconocimiento. Una coherencia artística que se ha mantenido gracias a que siempre se ha mantenido en los lindes del “mercado” o las “instituciones” de arte.

Caminante no hay camino

Caminante no hay camino junto con Retratos

El objetivo de Esther Ferrer ha sido meramente artístico y se ha basado siempre en intentar expresar lo máximo con lo menos posible. Aunque recibió una educación artística “tradicional”, cuando conoció a Zaj y participó en una de sus acciones, en seguida se dio cuenta de que aquello era lo que quería hacer. Muchas veces la encontramos con unos cuantos elementos con los que jugar, otras veces, sólo se tiene así misma y su acción consiste en despojarse de todo lo que lleva encima (incluida la ropa, claro está).

EstherFerrer-32

En una de sus múltiples conferencias

Por ello, sus performances suelen ser provocativas y escandalizar (basta con buscar su obra en youtube), pero ese no es su objetivo. “La gente se provoca sola”, afirmaba en una entrevista del 2004, “cuando en las acciones proyecta lo que ella misma lleva dentro: su irritabilidad si es irritable o su sentido del humor si lo tiene, así como su compromiso político”.

Nada de todo eso es lo que le interesa. Para esta artista una performance es el arte del tiempo, del espacio y de la presencia. Quizá, especialmente, del tiempo. En sus obras puede verse continuas referencias como relojes, contadores, gente que pregunta la hora, etc. De esta manera trata de hacer consciente a la gente que presencia la obra de la transitividad del tiempo, de su carácter efímero e irrepetible. También en sus innumerables fotografías y dobles retratos puede verse la huella del tiempo en los cuerpos o, en definitiva, en la vida.

En cuatro movimiento

Sin embargo, lo que más le interesa no ni el resultado, ni el espectador. Ella misma reconoce que lo que más le interesa del arte es hacerlo. Hace arte para ella misma, esa es su forma de vivir. A mucha gente puede parecerle absurdo su trabajo y es verdad que tiene mucho de absurdo. Ella intenta “añadir más absurdo al absurdo por ver si consigo comprender algo. En realidad a veces pienso que si me he dedicado al arte ha sido para intentar comprender el mundo o los mundos que vivimos”.

Quizá sea este el fin de todo artista y de todos los que nos acercamos, de una u otra manera, al arte.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s